“Centros Educativos para la Producción Total”

EL PROGRAMA C.E.P.T.

88

ORIENTACIONES GENERALES
• Notas de Identidad

El Programa CEPT educa a los jóvenes rurales desde y para la realidad a través de las herramientas de la pedagogía de la Alternancia, dando respuestas a las necesidades e inquietudes de las familias, siendo parte central de su proyecto educativo institucional el Desarrollo Local de las comunidades rurales.
Este Centro nace a partir de la problemática de la propia comunidad rural, que por intermedio del Consejo de Administración (ente jurídico-administrativo) gestiona los recursos, establece su política institucional y cogestiona con el Estado.
Por ser la Pedagogía de Alternancia un sistema donde su proyecto educativo se materializa no sólo en el Centro, sino en el medio (por las dos semanas de permanencia en el medio de los jóvenes) las redes y el accionar del CEPT como un actor más en el desarrollo comunitario son prioridad en la organización institucional, lográndose vínculos y articulaciones con diferentes instituciones oficiales y no oficiales, como así también empresas del sector y en varias instancias con el gobierno municipal (Convenios, Mesa Agropecuaria, Comisión Escuela Empresa, Agencia de Desarrollo Local de Guaminí, etc.), en beneficio de los jóvenes rurales y sus familias.

Escuelas de Alternancia

El Programa “Centros Educativos para la Producción Total”, es una experiencia educativa comunitaria en la cual la clase, la institución educativa y el territorio interactúan permanentemente como una “comunidad de aprendizaje ”. Ello es posible a partir de la “pedagogía de la alternancia” que sostiene la continuidad del proceso educativo en la discontinuidad espacio-temporal.
La alternancia pedagógica nació en Francia hace más de 60 años bajo la denominación de “Maisons Familiares” y hoy son mas de 400 escuelas en ese país extendiéndose a otros países de Europa (España, Italia, etc.), África, Asia y América Latina.
Este sistema educativo surge para responder a la necesidad de los hombres y mujeres del medio rural de contar con “una escuela” que no plantee “la educación” y “el trabajo” como opciones excluyentes.
Se constituyó así en una propuesta que permite a las familias participar activamente como primeros responsables de la educación de sus hijos tomando como elementos esenciales el arraigo, la calidad educativa, el desarrollo local y la igualdad de oportunidades.
La pedagogía de la alternancia ha logrado ser adaptada con singular eficacia a contextos culturales diversos adaptándose a los cambios económicos, sociales y tecnológicos permanentes, y , permitiendo que los pobladores rurales adquieran las herramientas técnicas y sociales necesarias para la supervivencia y el progreso personal y comunitario.
Un CEPT es una escuela oficial de gestión pública, basada en la organización comunitaria y administrada por una Asociación Civil, la Asociación del Centro Educativo para la Producción Total (ACEPT). El CEPT articula dos líneas de acción: 1) La educación de los jóvenes y la capacitación de las familias rurales, a través del modelo conocido como “pedagogía de la alternancia”, y 2) el desarrollo de la comunidad local.
Los primeros CEPT surgieron en 1988. Un año más tarde, el modelo fue aprobado por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Hoy hay …… CEPT funcionando en el medio rural, diseminados por toda la provincia. En ellos estudian adolescentes y jóvenes, quienes cursan los últimos seis años de la educación técnico profesional.
Las ACEPT están formadas por familias de pequeños productores, trabajadores rurales y representantes de instituciones de la comunidad tales como organizaciones gremiales, cooperativas, y otras organizaciones propias del medio rural. Cada ACEPT elige un Consejo de Administración, que administra la institución en todos los aspectos: comunitarios, pedagógicos, administrativos, legales y económicos.

La Pedagogía de la Alternancia

Permite a los adolescentes y jóvenes del medio rural cursar la educación secundaria sin abandonar su medio. Esta pedagogía parte del análisis y de la reflexión de la propia realidad de los alumnos, para que puedan educarse sin desarraigarse. Propone, además, vincular permanentemente el saber científico y tecnológico con el saber popular y conectar lo aprendido con proyectos que vinculan estrechamente trabajo y producción. La “alternancia” se refiere a la relación entre el alumno y la escuela de estructura en períodos alternados: los alumnos alternan su estadía en el CEPT con estadías en sus hogares, pero en ambos lados desarrollan actividades organizadas para el aprendizaje (el ciclo de aprendizaje es de 21 días, 7 en el Centro Educativo y 14 en el medio rural). Cuando los alumnos están en sus hogares, los docentes hacen visitas domiciliarias y dan seguimiento a sus tareas y actividades de aprendizaje. De hecho, la propuesta educativa del CEPT incluye no sólo el aprendizaje de los alumnos sino también de sus familias. Se pretende que unos y otras aprendan y ejerciten la toma de decisiones para mejorar su calidad de vida, el pensarse integrados en una comunidad a través de proyectos concretos, y la capacidad de ser protagonistas del desarrollo de su medio y por ende de su propio destino.

La organización y la participación familiar y comunitaria

Están en los fundamentos del programa, a partir de la autogestión y la cogestión como modelo de organización.
Cada Consejo de Administración tiene autonomía para desempeñarse en los ámbitos oficiales, privados, locales y municipales. Además, los veintidós Consejos de Administración (uno por cada CEPT funcionando actualmente en la provincia) se agrupan en una organización de segundo grado, la FACEPT (Federación de Asociaciones Centros Educativos para la Producción Total).
La Federación es el ámbito donde las comunidades acuerdan y construyen lineamientos comunes. De este modo, si bien los Consejos tienen autonomía para desarrollar sus políticas locales, lo hacen en referencia a un marco más amplio, acordado a través de los lineamientos que se deciden en la FACEPT.
A su vez, la federación co-gestiona con el Estado: con la Dirección General de Cultura y Educación en los aspectos educativos, pedagógicos y normativos específicos del programa; y con otros organismos (por ejemplo, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación) en relación a políticas del desarrollo local, tales como emprendimientos productivos, créditos especiales o asistencia técnica a productores. Esta forma cogestiva lleva a alianzas estratégicas con otros organismos oficiales y no gubernamentales.

Educación y desarrollo local

Constituyen en el CEPT dos caras de la misma moneda. Lo educativo y formativo se entrelazan con acciones comunitarias orientadas al desarrollo local, a promover formas organizativas, propias de cada comunidad, para responder a sus necesidades.
Dadas las características especiales del programa, la Dirección General de Cultura y Educación y la FACEPT acordaron que en cada CEPT se constituya un equipo técnico-docente. Hay normativas específicas que rigen esta experiencia, ya que el trabajo del docente en este programa reviste características y competencias muy particulares. El CEPT requiere de docentes con capacidad para manejar ambos componentes, el pedagógico y el productivo, y para valorar y operar adecuadamente las ventajas que ofrece el modelo de alternancia. Esta capacidad no está instalada y hay que desarrollarla vía formación y capacitación y, sobre todo, a lo largo de la propia experiencia de trabajo. El perfil docente, en general, es el de técnicos formados en y vinculados con las ciencias agrarias, comprometidos con el desarrollo rural.